Cambios en las tasaciones de viviendas, a corto plazo, podrían frenar la concesión de hipotecas a los clientes con menos ahorros.

Cambios en las tasaciones de viviendas, a corto plazo, podrían frenar la concesión de hipotecas a los clientes con menos ahorros.

Categoría: noticias

A estas alturas es innegable que la crisis sanitaria provocada por el coronavirus va a tener una dimensión histórica… y generalizada.

Todos los sectores económicos están intentando adaptarse a la realidad y a la ‘nueva normalidad’ que se avecina. Unos cambios que también han llegado a las tasaciones de viviendas y que, a corto plazo, podrían frenar la concesión de hipotecas a los clientes con menos ahorros.

El Banco de España, consciente de que el covid-19 iba a provocar un parón de las transacciones inmobiliarias, envió el pasado 20 de abril una carta a las principales asociaciones de tasadoras del país en la que advertía de la dificultad de establecer un precio de mercado correcto por el estado de alarma y ante la posible caída del precio de la vivienda en los próximos meses.

Por ello, en la misiva recomendó a las tasadoras el uso de técnicas de valoración alternativas al tradicional método de comparación, que está regulado por el supervisor y establece que una tasadora debe comparar una vivienda al menos con otras seis comparables para poder calcular su valor. Uno de los nuevos métodos que se está usando a petición del Banco de España es el ‘método de actualización de rentas’, que consiste en obtener el valor del inmueble en base a las rentas del alquiler, aplicando cálculos a futuro como cuánto tiempo podría estar alquilada la vivienda y con qué renta.

Lo que implica reforzar el criterio de prudencia a la hora de conceder hipotecas por el que el sector financiero ha apostado en los últimos años para no repetir los errores cometidos durante el boom inmobiliario.  Tomando cautelas adicionales a las habituales a la hora de estudiar solicitudes de crédito con garantía hipotecaria inmobiliaria, dado el altísimo nivel de incertidumbre en el que nos encontramos.

En cualquier caso, los datos de mercado apuntan a que el precio de la vivienda tasada es ya de por sí inferior al precio de las viviendas vendidas. Según los datos de Tinsa, a cierre del primer trimestre el precio del m2 estaba en 1.383 euros, frente a los 1.440 euros/m2 que recogen las estadísticas del Consejo General del Notariado para el mismo periodo. Solo en los últimos ocho trimestres, la vivienda tasada está un 5,8% por debajo del precio de las viviendas transaccionadas, lo que se traduce en unos 83 euros/m2 de diferencia.

De esta manera, al comprador no le queda otra que rascarse el bolsillo y aportar la diferencia, o intentar negociar a la baja el precio de compra para que se acerque más al valor de tasación.

 


Salir de esta cuenta

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies