Monthly Archives: junio 2020

  • 0

Fiscalidad inmobiliaria: todo lo que hay que tener en cuenta

Category : noticias

A la hora de emprender en el sector de la intermediación inmobiliaria, hay una serie de aspectos con los que tendrás que familiarizarte: los términos fiscales.; es decir, todo lo que necesitas saber sobre la fiscalidad de las operaciones inmobiliarias.

Te proponemos un breve recorrido por los términos e impuestos que más vas a escuchar si eres agente inmobiliario

I.B.I. (Impuesto sobre bienes inmuebles): Impuesto de ámbito municipal que grava la propiedad del inmueble. Aunque la fecha de pago del mismo es a mediados de año, el devengo se produce el día 1 de enero, por lo que el obligado al pago es quien tenga la propiedad a principio de año, aunque la venda al día siguiente. No obstante, cada vez es más frecuente establecer un acuerdo en el contrato de compraventa por el que cada parte paga proporcionalmente en función del número de días del año en que ostenta la propiedad.

IIVTNU (Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana): Impuesto de ámbito municipal que grava la transmisión del inmueble, por la parte del incremento de valor del suelo. Se puede liquidar por parte del contribuyente a través de internet o bien pedir cita en los servicios de Hacienda del Ayuntamiento para que nos confeccione la declaración. Respecto a este impuesto, tienes que tener en cuenta que:

  • El obligado al pago es el vendedor.
  • El cálculo se realiza por un valor teórico: a partir del ultimo recibo del IBI, según el siguiente esquema:
    1. Valor catastral del suelo (recibo IBI)
    2. Se multiplica por un % por cada año que haya transcurrido desde la última transmisión.
    3. Con eso se obtiene la base imponible.
    4. La base imponible se multiplica por el tipo impositivo que marque el ayuntamiento y se obtiene la cuota a pagar.

IVA (Impuesto sobre el valor añadido): Impuesto de ámbito estatal: grava la primera transmisión de un inmueble. Lo repercute el vendedor y debe pagarlo el adquirente.

Los tipos impositivos son los siguientes:

  • 10 % Para viviendas.
  • 4 % viviendas de protección oficial de régimen especial o de promoción pública.
  • 21 % Locales comerciales, oficinas, garajes, etc.

Cuando una operación está sujeta a IVA, se debe liquidar también el   AJD (Impuesto de actos jurídicos documentados) que es un impuesto autonómico. En Madrid por ejemplo, el tipo general es del 0,75 %

I.T.P. (Impuesto sobre transmisiones patrimoniales) Impuesto de ámbito autonómico.

Las segundas y sucesivas transmisiones de inmuebles están exentas de IVA y sujetas a ITP. En el caso Madrid el tipo general actual es del 6 %.

Sobre este impuesto, hay algunas excepciones como cuando el vendedor del inmueble es sujeto pasivo del IVA y el comprador adquiere el mismo para realizar una actividad económica sujeta a IVA, aunque se trate de una segunda transmisión, se puede renunciar a la exención de IVA y por tanto aplicarse IVA en lugar de ITP.

El IVA soportado en actividades económicas, generalmente se puede descontar del IVA repercutido que se les cobra a los clientes y que hay que ingresar en Hacienda, por tanto, aunque generalmente supone un adelanto de tesorería, no supone coste ya que se recupera en las declaraciones de IVA de Hacienda. Además, en este caso concreto ni siguiera constituye adelanto de tesorería pues para los mismos se ha establecido una regla especial que es la inversión del sujeto pasivo.

Esto quiere decir que no es el vendedor quien cobra el IVA. La operación se hace sin impuesto, pagando solo el importe del inmueble. Es el comprador quien tiene que añadir en su siguiente declaración de IVA el importe del mismo para ingresarlo directamente en Hacienda, pero a su vez se lo puede deducir completo (con excepción de los sometidos a prorrata o a no deducción de IVA), con lo cual no supone coste ni desembolso de tesorería.

En el caso al aplicarse IVA también se liquida AJD, que para los casos de inversión del sujeto pasivo, en Madrid, no es el general de 0,75 % sino el 1,5 %

AJD (actos Jurídicos Documentados)

Es un impuesto que se aplica a todos los actos que se documentan en notario, se inscriben en el registro de la propiedad y tienen una transacción económica. Este impuesto está cedido a las Comunidades Autónomas y según cada comunidad puede variar entre el 0,1% y el 1%.

Registro de la Propiedad

La inscripción de una vivienda en el Registro de la Propiedad no es obligatoria. Sin embargo, este trámite, que se encuentra regulado por varias normativas (entre ellas, la Ley Hipotecaria o la Ley de Protección de Datos), resulta muy recomendable de llevar a cabo, pues se trata de un procedimiento cuyo coste no suele exceder los 300 euros y supone un buen número de ventajas para los dueños de un bien inmueble.

¿Qué podría pasarle al propietario de un inmueble si no lleva a cabo este procedimiento?

  1. Pérdida de seguridad jurídica

La función principal del Registro de la Propiedad es dar fe pública registral, lo que conlleva que “los derechos reales inscritos existen, que pertenecen a quien aparece como titular y que el contenido es su exacto e íntegro”. Una garantía con la que “se proporciona seguridad jurídica a los derechos inscritos” la cual, a su vez, “favorece la agilidad del tráfico jurídico y ahorra costes de transacción”.

De este modo, la seguridad jurídica con la que la inscripción de una vivienda en el Registro de la Propiedad dota al dueño del inmueble consiste en “saber qué compro, a quién compro y cuáles son las cargas que pesan sobre lo que compro”. Sin embargo,  “siempre deberemos exigir al vendedor que acredite estar al corriente en el pago de las cuotas comunitarias mediante la correspondiente certificación”.

  1. Dificulta el proceso de transmisión del inmueble

La transmisión de un inmueble se vuelve más compleja si este no está registrado. Ello se debe a que el propietario carece de seguridad jurídica, motivo por el que deberá adoptar más cautelas a fin de no ver defraudadas sus expectativas. En este sentido el aspecto más delicado” en la transmisión de un inmueble no registrado es demostrar efectivamente la propiedad del bien por parte de la persona que pretende venderlo y dice ser el propietario

  1. Aumento de los costes de inscripción

Una vez que se realiza la compra de un inmueble el trámite del registro se vuelve mucho más complejo y costoso si la vivienda no está registrada en el Registro de la Propiedad. De hecho, el coste de este trámite se duplica, pues se ha de hacer frente a los servicios de notario y los impuestos de transmisiones patrimoniales correspondientes de dos viviendas, “a actual que se quiere registrar y la anterior, que no constaba en el registro.

  1. Imposibilidad de acceder a un préstamo hipotecario

Según el artículo 1.875 del Código Civil, para que una hipoteca quede válidamente constituida, su escritura ha de ser inscrita en el Registro de la Propiedad. Un motivo por el que si el presumible dueño acude al banco a solicitar un préstamo hipotecario ofreciendo como garantía una finca que no está inscrita en el Registro de la Propiedad podemos estar seguros de que no se nos va a conceder.

  1. Falta de publicidad de las cargas sobre la vivienda

El Registro de la Propiedad hace públicos los hechos, actos y derechos inscritos para quienes tengan legítimo interés en conocerlos.  Esto permite comprobar si la vivienda está libre de cargas y gravámenes. Entre las mismas, la posibilidad de que un inmueble esté gravado por una hipoteca, una anotación de embargo por un organismo público o cualquier otro tipo de cargas, como servidumbres o usufructos. Es por ello que si en algún momento el inmueble se pone en venta, e potencial comprador conocerá de antemano las cargas que hay sobre el inmueble obligando al vendedor a cancelarlas previamente para que la finca sea transmitida libre de cargas”.

  1. Costes ocultos

La oferta de viviendas que carecen de inscripción en el Registro de la Propiedad suele producirse a un valor por debajo de la media de los inmuebles puestos a la venta en una determinada zona. Esta rebaja del precio es consecuencia, de la incertidumbre que genera su falta de inscripción. Sin embargo, muchas veces estas viviendas resultan menos económicas puesto que hay un coste que no se ve, el cual es resultado del pago de los trámites notariales, el registro posterior e incluso un procedimiento judicial.

  1. El caso de las viviendas nunca registradas

Una problemática particular es la derivada de las viviendas que nunca han sido registradas, pues la ausencia de este procedimiento sobre tales inmuebles supone, tanto “a pérdida de la seguridad que da la inscripción como un aumento de los gastos derivados del trámite de inmatriculación. Para ello, se ha de seguir el procedimiento del artículo 199 de la Ley Hipotecaria, que reza que el registro se realizará mediante expediente de dominio y mediante título público de su adquisición, complementado por acta de notoriedad ante notario.

Facturación a los clientes

Las facturas de la oficina a los clientes por operaciones de intermediación inmobiliaria, van gravadas con el 21 % de IVA.

Facturación a los agentes

En el caso de que tu agencia inmobiliaria esté integrada por agentes autónomos, las facturas de los agentes a la oficina deben ir incrementadas con el 21 % de IVA, sobre la base imponible. También sobre la base imponible debe aplicarse una retención a cuenta del IRPF del 15 % con carácter general.

EXCEPCIONES: durante los dos primeros años completos la retención aplicable es del 7 %. Para beneficiarse de esta retención reducida el agente debe entregar una carta firmada a la oficina indicando que cumple con los requisitos de la ley para esta retención hasta la fecha que corresponda.

Si tienes dudas entra en nuestro espacio de Jueves de Herencia, donde la asesora en Consumo, Fiscalidad y Derecho de Herencias, Ana Isabel Lasso, puede resolveros  todas vuestras consultas.

❗𝗥𝗲𝘀𝗼𝗹𝘃𝗲𝗺𝗼𝘀 𝘁𝘂𝘀 𝗱𝘂𝗱𝗮𝘀, todos los jueves no festivos, con cita previa o reservando hora, estaremos a vuestra disposición, en nuestra sede de Madrid, Paseo de Pontones 11 Bis. (*asesoramiento y consulta gratuita)
𝗟𝗟𝗔𝗠𝗔𝗡𝗢𝗦: 915 178 159 o por email en: info@realestateability.com
⭕PLAN herencias ¿HAS HEREDADO UNA CASA Y QUIERES VENDERLA? NOSOTROS NOS ENCARGAMOS DE LA VENTA
Ahora 𝗟𝗢𝗦 𝗖𝗢𝗦𝗧𝗘𝗦 𝗗𝗘 𝗟𝗔 𝗧𝗥𝗔𝗠𝗜𝗧𝗔𝗖𝗜𝗢𝗡 𝗗𝗘 𝗟𝗔 𝗛𝗘𝗥𝗘𝗡𝗖𝗜𝗔. (*) con RE/MAX Ability Madrid 𝗚𝗥𝗔𝗧𝗜𝗦.

“Jueves de Herencias”

Si ya conoces en profundidad estos términos, puede que el siguiente paso sea descubrir cómo ser agente inmobiliario con éxito. Para ello, te recomendamos que contactes con nuestro equipo  a través de este link , ellos te darán toda la información que necesites sin ningún tipo de compromiso.

Hazte AGENTE Asociado

 


  • 0

¿EL CORONAVIRUS ESTÁ CAMBIANDO TUS PLANES DE COMPRA DE CASA?

Los agentes inmobiliarios de REMAX comparten estrategias para ayudar a los compradores a superar la incertidumbre provocada por el COVID-19.

Muchos aspirantes a compradores de vivienda estaban buscando casa esta primavera cuando el brote de coronavirus transformó la vida cotidiana. Sin embargo, en muchas partes del mundo, el sector inmobiliario sigue activo.

«Hay casas que se captan y venden todos los días», dice Bob Sherman,  agente inmobiliario  de RE/MAX 1st Olympic Realtors en Lynchburg, Virginia. «La forma en que hacemos negocios está cambiando, pero aún continúa».

A medida que los compradores de viviendas evalúan su próximo paso ahora que muchos estados están reabriendo y se reanudan las visitas de viviendas, es importante que consideren todas sus opciones, según Cande Green, un agente RE/MAX DFW Associates en Frisco, Texas.

«Estamos encontrando formas de evitar los problemas y adaptarnos a la coyuntura de la situación actual», dice Green. «Los agentes todavía están trabajando y están aquí para responder preguntas, para ayudar a los compradores a encontrar la vivienda que quieren y necesitan».

Compartimos los principales consejos que nos aportan agentes inmobiliarios experimentados sobre cómo tiene que actuar el comprador de vivienda en estos momentos

 

1. Considera poner menos dinero en la entrada, para ahorrar más  en caso de emergencia.

«El consejo siempre es tener el pago de tres a seis meses reservado, pero la gente no siempre puede hacerlo», dice Green.

Debido a la incertidumbre de cómo el coronavirus afectará la economía a largo plazo, dos de los compradores de Green decidieron reducir su pago inicial para tener más dinero reservado en ahorros.

«Poner menos dinero hará una diferencia en tu cuota mensual, pero no sustancial», dice Green. “Si pagar un poco más cada mes significa tener tranquilidad en caso de una emergencia, creo que es inteligente. No creo que hubieran pensado hacer eso si estuviéramos en un momento más normal «.

2. Trabaja con un agente para cerrar una operación.

Con el distanciamiento social del gobierno y las órdenes de quedarse en casa que varían en función de las fases en las que se encuentre cada comunidad autónoma y provincia, los agentes inmobiliarios están adaptando sus negocios para servir a los clientes en un entorno en constante cambio. Eso hace que algunos agentes  ahora necesiten más flexibilidad y plazos más amplios a la hora de cerrar operaciones.. Está diseñado para proteger tanto al comprador como al vendedor, dadas las circunstancias únicas.

«Todos entienden la situación actual», dice Green. “Uno de mis compradores estaba totalmente convencido, todo lo que necesitábamos hacer era una nueva valoración de las condiciones. Todos, incluidos el vendedor y su agente, estuvieron de acuerdo en que podríamos hacer una extensión del contrato si las circunstancias relacionadas con Coronavirus agregaran retrasos «.

Algunos compradores que aprovecharon el momento para realizar visitas virtuales a las viviendas están ya casi listos para seguir adelante con una compra, pero quieren realizar una última visita a a la propiedad en persona. Sherman dice que eso también se puede escribir en el contrato.

«Los agentes en el área de DC han visto a agentes escribir un contrato que dice que el comprador tiene al menos 90 días antes del cierre», dice Sherman.

La propiedad se clasifica como bajo contrato y reservada  hasta que el comprador pueda visitarla en persona y tomar una decisión final.

3. Visita la casa manteniendo la distancia de seguridad

Los compradores pueden conocer mucho sobre  una casa sin tener que entrar. Una vez que un comprador ha filtrado las propiedades utilizando herramientas online, visitar la  la propiedad puede ser un buen próximo paso en el proceso de eliminación.

“Ahora se nos permite hacer  visitas en mi estado, pero antes de programar cualquier presentación, les pido a mis clientes que miren cada foto, recorrido virtual o video que esté disponible online para asegurarse de que definitivamente de que quieren echar un vistazo «, dice Laura D’Ardenne, agente de RE / MAX Cherry Creek en Denver, Colorado.

Pasar por la propiedad también puede dar a los compradores potenciales una idea de las características del vecindario, tal vez hay un parque que no se mencionó en la web, o hay un encantador bar de vinos a poca distancia.

4. Contrata a un guía de confianza

Una de las perspectivas más valiosas que un agente puede ofrecer a los compradores en este momento es el conocimiento y la experiencia de navegar en una variedad de mercados y circunstancias. Adaptarse a entornos cambiantes no es nuevo; Los desafíos son simplemente diferentes.

«He estado haciendo esto durante casi 20 años y superado los obstáculos cuando el mercado cayó en 2009», dice Green. «Tuve uno de mis mejores años ese año. Creo que es muy importante que los clientes sepan que los agentes aún podían ayudar a las personas a comprar y vender casas en mercados bajos».

A medida que el proceso inmobiliario continúa evolucionando para adaptarse a la vida, los agentes inmobiliarios continúan sirviendo como guías confiables a través de una de las transacciones más importantes de la vida.

«Todo el mundo está buscando cierto nivel de comodidad en este momento, y los agentes pueden ayudar con eso», dice Green. «Ofrecemos a los compradores y vendedores una luz al final del túnel, y vamos a apoyarlos a través de esto».

Si buscas tranquilidad, asesoramiento y garantías de éxito para comprar tu casa, localiza a tu agente REMAX Ability  en https://ability.remax.es/

 


  • 4

LAS CLAVES PARA UNA ADECUADA VALORACIÓN INMOBILIARIA

Category : noticias

Por Pablo de Vicente. Agente Asociado de REMAX  Premium

¿Qué es valorar?

Según la RAE, valorar tiene dos acepciones:

  1. Señalar el precio de algo.
  2. Reconocer, estimar o apreciar el valor o mérito de alguien o algo

En consecuencia, valorar conlleva una acción subjetiva puesto que  vas a ser el que estimes, señales, reconozcas o aprecies el valor. Por tanto, dos personas diferentes, aun siendo tasadores profesionales y muy preparados, no obtendrán la misma valoración exacta de un bien, en nuestro caso, un bien inmueble. Es prácticamente imposible que dos personas coincidan en la misma cifra exacta, con dos decimales, como debe entregarse una valoración.

¿Y qué es valor?

No es otra cosa que el grado de utilidad o aptitud de las cosas, para satisfacer las necesidades o proporcionar bienestar o deleite. Un ejemplo evidente lo tenemos cuando una familia numerosa especial, que vive en un piso muy ajustado de 3 dormitorios con varios niños en cada uno de los dormitorios secundarios, conoce que el vecino que linda con ellos ha decidido poner a la venta su vivienda. Para esta familia, esa vivienda en venta tendrá mayor valor que para otros potenciales compradores. De ahí la importancia de dar a conocer las nuevas captaciones a los vecinos, pues podría haber personas para las que tenga mayor valor esa vivienda, estando dispuestas a pagar incluso un precio superior al valor de mercado.

Y surge una nueva pregunta:

¿Qué es el valor de mercado?

Es el precio más probable por el cual un inmueble se venderá en un mercado caracterizado por un funcionamiento racional por parte de la oferta y de la demanda. Esto implica, necesariamente:

  • Que comprador y vendedor actúen por su propio interés económico.
  • Que ambos estén bien informados y actúen prudentemente.
  • Que la propiedad se exponga durante un periodo razonable en un mercado abierto y transparente.
  • Que no exista una actuación voluntariamente especuladora por parte del vendedor.

En España, en toda Europa y en la mayoría de los países desarrollados, en un modelo económico de libre mercado como el que tenemos y en la llamada “sociedad de la información”, estas cuatro características están absolutamente normalizadas.

Una adecuada valoración inmobiliaria

Una vez comprendidos estos conceptos generales, es preciso recalcar un detalle del título de este artículo: el adjetivo “adecuada”. Porque, efectivamente, no se trata sólo de hacer una valoración inmobiliaria, sino que ésta sea adecuada. He aquí la clave de bóveda, el punto de dificultad, lo que nos separa del éxito o lo que nos acerca inexorablemente al fracaso absoluto. Y sólo tras ver la propiedad es posible empezar a valorarla.

Primero habrá que sentarse a reflexionar cuál es el método de cálculo más preciso para obtener el valor del inmueble que estemos estudiando. Así, no será lo mismo calcular el valor de mercado de un piso reformado en el centro de Madrid, que el valor de una nave industrial arrendada que se vende en rentabilidad, o que el valor de una vivienda unifamiliar en un municipio en la periferia de la capital construida en 1970, y que empieza a adolecer de envejecimiento. Sí, porque los inmuebles también envejecen, como es lógico. Y la velocidad de envejecimiento de una vivienda no es el mismo que el de una nave industrial.

El método que ocupará más del 90% de nuestras valoraciones es el método comparativo. Este método o sistema de valoración persigue obtener el valor por comparación con bienes de igual naturaleza y características análogas, cuyo valor y precio es conocido. Estos bienes comparables son los conocidos como testigos. En consecuencia, para una correcta valoración es preciso contar con unos buenos testigos que se asemejen al inmueble objeto de estudio. Y cuanto más parecidos sean, mejor y más exacta resultará nuestra valoración.

Para seleccionar estos testigos, primero habrá que establecer cuáles son las cualidades y características del inmueble objeto de valoración que influyan en su valor. Por orden de mayor a menor importancia, podemos decir que son:

  1. Ubicación (de lo general a lo particular): ciudad, distrito, barrio, manzana… incluso acera. Todo puede influir.
  2. Tipología: no es lo mismo un chalet independiente que un chalet adosado.
  3. Características: un piso de 4 dormitorios y 2 cuartos de baño no es lo mismo que uno de 3 dormitorios; y si está reformado o no.
  4. Tamaño: los precios unitarios (€/m2) menguan a medida que la superficie del inmueble aumenta, pues obedece a una repercusión mayor o menor de los costes fijos que implica la construcción, entre otros motivos. Por tanto, debemos tener en cuenta la superficie legal del inmueble objeto de estudio.
  5. Orientación: las viviendas con orientación norte, al ser más frías, suelen tener menor demanda.
  6. Distribución: salón de paso o independiente; tamaño de las habitaciones.
  7. Facilidades: instalaciones que aportan confort, como el ascensor (en este caso concreto, su importancia puede oscilar, dependiendo de la planta en la que se encuentre el inmueble; no es lo mismo un piso en cuarta planta que un piso en planta baja); o como la domótica; o sistemas avanzados de alarma.
  8. Eficiencia energética: una vivienda muy eficiente, con calificación energética A, consume mucha menos energía y emite menos emisiones de CO2 a la atmósfera que una vivienda con calificación energética G.
  9. Elementos diferenciales: persianas autoblocantes, elementos ornamentales, catalogación del edificio, etc.

Una vez realizado este análisis de la propiedad que estamos valorando, habrá que analizar el segmento del mercado inmobiliario de comparables. ¿Y dónde lo realizaremos? Empezaremos por nuestra propia bolsa inmobiliaria: REMAX y MLS. Si no hubiera testigos o no fueran suficientes, buscaremos en portales inmobiliarios de reconocido prestigio. De entre todos ellos, se seleccionará una muestra representativa de los que correspondan a los comparables. ¿Y cuánto es una muestra representativa? Por lo general, 4 ó 5 testigos es lo necesario. Si tenemos menos de 4, el error puede ser mayor.

Cuando ya hayamos seleccionado estos testigos, tendremos que aplicar el procedimiento de homogeneización necesario, que consiste en aplicar una serie de coeficientes correctores a los precios unitarios por m2 de los testigos para amoldarlos a las características del inmueble objeto de estudio. En este punto radica la magia… No existe un guion de cuánto hay que mejorar o empeorar un testigo para acomodarlo a la realidad del inmueble objeto de estudio. El mejor modo para disminuir e incluso desactivar el error humano que surge por una incorrecta homogeneización es ponderar varias características, una por una por cada inmueble, de modo que acabaremos generando muchos coeficientes correctores. Ciertamente, puede llegar a ser tedioso, si bien es el método correcto.

Al terminar de aplicar coeficientes, los precios unitarios de los testigos variarán como consecuencia del resultado de la suma de estos coeficientes y el efecto que producen al multiplicarlos por el precio unitario inicial. Los precios unitarios corregidos de los testigos conducirán a un valor resultante que será la media aritmética de ellos. Y éste valor resultante será el que habrá que multiplicar por la superficie del inmueble, obteniendo así el valor de mercado del inmueble. Con dos decimales es lo correcto.

Hasta aquí, estupendo. Pero…. ¿y cuál es la superficie por la que hay que multiplicar el precio unitario medio ponderado? Importante pregunta… Habrá situaciones en las que nos encontremos que coincide la superficie registral con la catastral e incluso con la real. Pero éstas sólo sucederán por lo general en inmuebles construidos a partir del año 2000, cuando la coordinación entre registro y catastro se empezó a regular en la concesión de la Licencia de Primera Ocupación de las promociones inmobiliarias a partir de esa fecha como requisito para su obtención. Sin embargo, nos encontraremos con multitud de casuísticas, desde aquellos donde la superficie registral es sustancialmente inferior a la recogida en catastro y a la real, a aquellos donde ni tan siquiera está inscrita la obra nueva del inmueble (generalmente, en viviendas unifamiliares de promoción privada). Podemos llegar a encontrarnos con situaciones realmente complejas, con excesos de cabida en parcelas, o con superficies construidas no declaradas que podrían ser objeto de expediente sancionador o, por el contrario, perfectamente legalizables. En estos casos, es muy probable que se haga precisa la colaboración de un experto, quien nos ayudará a aportar luz en la oscuridad. Obviando estos casos, a veces un tanto extremos si bien totalmente reales, por lo general adoptaremos la superficie del registro, incluyendo la parte proporcional que de las zonas comunes (portal, escaleras y descansillos de los elementos comunes) le corresponden a la vivienda, como sucede en los inmuebles que se encuentran en un edificio colectivo.

¿Y qué sucede con las típicas terrazas que han sido cerradas y añadidas al salón o a un dormitorio? ¿Se puede considerar entonces que ahora la vivienda es más grande, como a buen seguro nos argumentará el propietario, ávido por conseguir un mejor precio? La respuesta es rotunda: sólo si esa superficie se hubiera legalizado podría ser computada como superficie construida computable al 100%. Y debemos pensar que la probabilidad de que un propietario legalice el cierre de una terraza tiende a cero. Porque, entre otros motivos, habría que conseguir la unanimidad de la junta de propietarios para modificar los coeficientes y la división horizontal, pues al tener una mayor superficie construida le correspondería una cuota mayor de participación en los elementos comunes del edificio. Y todo eso suponiendo que los parámetros de edificabilidad del edificio no estén agotados y se cumplan los criterios dictados por el ayuntamiento para el cierre de las terrazas. Por un solo instante, imaginad los trámites que eso conlleva. Ciertamente, es casi del todo imposible aparte de costosísimo. Por tanto, a buen seguro, estas superficies sólo podrán considerarse, en el mejor de los casos, una mejora.

¿Y con las buhardillas en las que se aprovecha el espacio bajo cubierta hasta que el plano inclinado del techo se une con el solado? Por lo general, en la mayoría de ayuntamientos, a partir de 1,50 m de altura la superficie se considera habitable. Por el contrario, por debajo de esa altura, cualquier superficie es inhabitable. Por tanto, si nos ofrecen comercializar una “lindísima y coqueta buhardilla de 15 m2 en el mismísimo centro de Madrid, ideal para estudiantes, y para aquellos que aprovechan a ver la TV mientras dan la vuelta al filete sentados en el inodoro, durmiendo con la cabeza encajada en el interior del alero”, pensemos que muy probablemente están pretendiendo que comercialicemos un trastero, sin cédula de habitabilidad, es decir, que esa superficie no está pensada para ser habitada y tan sólo podría ser usada como almacén. Pensemos en nuestra reputación personal y corporativa… Tenemos una responsabilidad.

Las viviendas de protección pública u oficial.

Estas viviendas, sus trasteros y garajes, como consecuencia de su calificación como VPO / VPP, tienen un valor máximo de venta que viene determinado por unos precios unitarios denominados comúnmente “módulos” que, multiplicados por las superficies útiles – con algunas limitaciones máximas en garajes y trasteros – nos da el valor máximo de venta de esa propiedad. Sin embargo, según qué casos, podría ser posible una descalificación anticipada a la fecha en la que automáticamente se descalificaría la vivienda, por lo que en esos casos podría resultar procedente conocer el valor de la vivienda como si fuera libre, pudiendo hacerle ganar unos cuantos miles de euros a un propietario quien, sin duda, agradecerá nuestra profesionalidad y compromiso. En estos casos, es muy importante contar con la ayuda de un compañero experto en la materia que nos guíe en el proceso si no conocemos bien este ámbito. Y, sobre todo, contar con la confianza del propietario, que nos firme el encargo de venta en exclusiva desde antes incluso de hacer la valoración, por la cantidad de gestiones y trámites que hay que hacer para conocer en profundidad el caso concreto.

Ahora más que nunca estamos para ayudarte… ¡¡𝗩𝗲𝗻𝗱𝗲𝗺𝗼𝘀 𝘁𝘂 𝗰𝗮𝘀𝗮!! 𝗰𝗼𝗻 𝗧𝗲𝗰𝗻𝗼𝗹𝗼𝗴𝗶́𝗮 𝟯𝗗 más rápido y con mejores condiciones con RE/MAX Ability Inmobiliaria de Madrid… somos tu equipo.

 


  • 0

REMAX líder mundial en productividad de agentes, reconocimiento de marca y presencia mundial

REMAX es un negocio que construye negocios.

Con el lanzamiento de la edición del 2020 del informe “RE/MAX Versus Industry”, comparativa de las distintas redes internacionales de franquicias; de nuevo se pone de manifiesto el potencial y profesionalidad de los agentes REMAX, así como el liderazgo en cuanto a reconocimiento de marca y presencia global.

La productividad de los agentes ha sido durante mucho tiempo un diferenciador para la marca, que está compuesta por más de 130,000 agentes en más de 110 países y territorios. “RE /MAX vs. The Industry “muestra que en una encuesta sobre las grandes redes de franquicias inmobiliarias internacionales, los agentes REMAX superan a su competencia con un significativo margen, con una media de 15.6 transacciones por agente, mientras que solo otra marca tuvo una media superior a ocho.

La casa de los mejores agentes

La productividad de los agentes fomenta el marketing de marca y el crecimiento de la red en todo el mundo. A su vez, estos elementos fortalecen las ventajas competitivas y los recursos de cada agente REMAX. Unos resultados que benefician por igual a clientes y agentes

«REMAX trabaja duro para proporcionar soluciones a cada agente, cada situación y cada desafí «, afirma Adam Contos, CEO de RE/MAX. “Los agentes REMAX disfrutan de la libertad de administrar sus propios negocios, pero con el apoyo de una marca global detrás de ellos. Esa es una  de las principales razones por las que RE MAX es un gran destino para agentes inmobiliarios motivados, y una opción inteligente para los consumidores que buscan un profesional cualificado «.

Y es que, NO somos la red con mayor número de Agentes o de oficinas, pero:

  • Los Agentes de REMAX son los agentes más productivos del sector con mayor media de transacciones por agente al año
  • REMAX es la marca inmobiliaria más reconocida del mundo
  • ¡¡Somos la red con mayor presencia mundial!!

Si ha llegado el momento de convertirte en agente inmobiliario! Si ese es tu caso, contacta con nosotros sin compromiso en:


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies