• 0

Principales pautas a seguir en el domicilio para evitar el contagio del COVID-19

En el periodo de aislamiento es necesario que evites todos los riesgos llevando a cabo unas medidas de higiene estrictas y muy necesarias.

Debido a que el COVID-19 es un virus extremadamente contagioso. No solamente advierten acerca de la importancia de lavarse las manos para poder combatir la enfermedad, sino también insisten (como es natural) en la limpieza de aquellos objetos que entren en contagio con los pacientes, puesto que se desconoce cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie, pero podrían ser horas o incluso días, según algunos estudios.

Para empezar, se debe mantener una distancia de contacto de al menos 1 m entre las personas que transitan en las zonas comunes de las comunidades de propietarios, principalmente portal y escaleras.

Extremar la limpieza diaria con geles desinfectantes, lejía u otros materiales no abrasivos en las zonas más sensibles es una de las medidas más importantes. Debe darse especial atención a la puerta de acceso al portal, las botoneras de las cabinas de los ascensores, portero o vídeo porteros automáticos, o los pasamanos de las escaleras, utilizando guantes y mascarillas. El ascensor se debe utilizar de manera individual y pulsar el botón con el dedo protegido.

Las áreas o espacios comunes deben clausurarse, como las zonas ajardinadas, infantiles, zonas exteriores de recreo, salas y en general cualquier otro espacio compartido que no sea necesario para la habitabilidad y seguridad del edificio.

La recomendación para el portero de la finca es que se mantenga el mayor tiempo posible en la vivienda-portería. Para realizar las labores cotidianas deberá utilizar las primeras horas de la mañana, saliendo a dar una ronda de control y vigilancia cada cierto tiempo. Fuera del horario de las funciones básicas, se aconseja que únicamente atiendan los asuntos de carácter urgente contando con las precauciones posibles.

Asimismo, se aconseja a los conserjes que también efectúen las labores de limpieza y cotidianas en las primeras horas del día y permanezcan el resto del tiempo dentro de las conserjerías.

Se recomienda reducir al mínimo imprescindible y necesario los pedidos que requieran envíos domiciliarios, y suspender la celebración de juntas generales de propietarios. Los servicios de administración que continúen prestándose a través de servicios remotos.

Por otro lado, las obras en curso, tanto privadas como en zonas o elementos comunes, seguirán con su ejecución hasta la recepción de una instrucción concreta por parte de la autoridad administrativa correspondiente.

Gestión de residuos domésticos

En cuanto a la recogida domiciliaria de basuras, seguirá con los días y horarios establecidos hasta recibir otras instrucciones por parte de las autoridades municipales competentes, solicitando el máximo respeto y cumplimiento de las normas de cada edificio.

Recordar asimismo que a este respecto el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha comunicado una serie de recomendaciones sobre la gestión de residuos domésticos procedentes de hogares con personas aisladas o en cuarentena por COVID -19.

Por un lado, el material desechable utilizado por la persona enferma y sus cuidadores (guantes, pañuelos, mascarillas), el equipo de protección individual (EPI) del personal sanitario (excepto gafas y mascarilla) y cualquier otro residuo del paciente se ha de eliminar en el cubo de basura dispuesto en la habitación.

Por otro, la mascarilla y gafas se deben retirar fuera de la estancia del paciente en otra bolsa distinta. Estas dos bolsas, cerradas herméticamente, deberán introducirse en la bolsa destinada a contener los residuos de origen doméstico, también sellada de manera hermética, para posteriormente ser depositada en el contenedor destinado exclusivamente a este fin. Está terminantemente prohibido depositarla en los contenedores de recogida separada (orgánica, envases, papel, vidrio o textil) o abandonarla en el entorno.

Pedimos calma y  sentido común para contener la epidemia de coronavirus, y también a la solidaridad con aquellos vecinos, normalmente de avanzada edad, que viven solos, y que puedan necesitar de la ayuda del resto de sus convecinos.

Mucho ánimo.

quedatencasa


  • 0

Plan histórico ante el coronavirus: 200.000 millones de euros públicos y privados

Autor:@Ana P. Alarcos / Vía Idealista.com

Plan histórico de España ante el coronavirus: avales, moratoria hipotecaria y paro para los afectados

El plan movilizará 200.000 millones de euros públicos y privados, catalogado como “el mayor de la historia” según el Ejecutivo.

Medidas y formas extraordinarias para situaciones extraordinarias. El Consejo de Ministros, el primero que se ha celebrado de forma virtual en la historia, ha aprobado una nueva tanda de ayudas económicas para hacer frente a las consecuencias del coronavirus. Tras anunciar la semana pasada unas medidas enfocadas a las pymes, que incluían por ejemplo un aplazamiento en el pago de las obligaciones tributarias, el nuevo plan va destinado a los trabajadores y familias, aunque también hay novedades para los autónomos y las empresas que necesiten liquidez.

El Real Decreto Ley que ha aprobado el Gobierno es, según el presidente Pedro Sánchez, “el más importante de toda la democracia”, e incluye una dotación de 200.000 millones de euros (cifra que representa prácticamente un 20% del PIB), de los que 117.000 millones serán públicos (se añaden otros 83.000 millones privados), para combatir al coronavirus “no sólo desde el frente sanitario, sino también desde el económico y el social”. Y es que, como lleva insistiendo el jefe del Ejecutivo desde la semana pasada, se van a destinar “todos los recursos económicos que hagan falta, donde hagan falta y cuando hagan falta” para luchar contra el COVID-19.

De momento, y según publica el diario La Razón, Moncloa calcula que el impacto del virus podría superar con holgura los 100.000 millones de euros y provocar la destrucción de hasta un millón de puestos de trabajo.

Una de las medidas más destacadas que incluye el plan extraordinario es la moratoria en el pago de las cuotas de las hipotecas, siempre y cuando se den unas circunstancias determinadas. Por ejemplo, solo se podrá aplicar en el caso de la vivienda habitual y siempre que se trate de personas vulnerables, como un trabajador que se haya quedado sin trabajo o un autónomo cuyos ingresos se vean reducido drásticamente como consecuencia directa de las restricciones a la movilidad y al cierre de todo tipo de comercios. “Ninguna persona que sufra una situación económica difícil se va a quedar sin casa. No habrá desahucios”, ha insistido Sánchez. Esta es la información pública conocida hasta ahora:moratoria

Así, el Gobierno sigue los pasos de Italia, que puso en marcha la semana pasada una moratoria hipotecaria con condiciones similares. No obstante, de momento no se han puesto en marcha medidas concretas relacionadas con el pago del alquiler por parte de los particulares. Francia, por su parte, ha optado por un plan de ayudas que contempla el pago del alquiler del local o la oficina y de los suministros a las pymes.

Según Fernando Encinar, portavoz de idealista, “las medidas van bien encaminadas para proteger a las familias más vulnerables ante el impacto económico que sin duda tendrá la pandemia, y les ayudará a mitigar la caída de su situación económica. De todos modos, de momento no se conoce con exactitud la profundidad de la medida. Habrá que esperar a que salga el Real Decreto Ley para conocer con detalle quién y bajo qué circunstancias se podrá ver beneficiado.”

Por otro lado, la patronal bancaria (AEB) ha asegurado que “los bancos apoyan el aplazamiento del pago de los préstamos hipotecarios para las personas especialmente golpeadas por esta crisis” y que el sector financiero está de acuerdo “en que nadie se debe quedar atrás por un problema de liquidez”. Por ello, insiste en que “ayudará al Gobierno y a la sociedad a superar esta situación y colaboraremos sin descanso y en la medida de nuestras posibilidades a frenar el impacto de esta crisis sanitaria”.

Otro de los grandes objetivos del Real Decreto Ley es apoyar el empleo. En este sentido, el Gobierno ha decidido flexibilizar la figura del expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) para, a la vez, recortar el plazo de la tramitación (un máximo de siete días) y garantizar que los afectados puedan cobrar el subsidio por desempleo, incluso sin que hayan cumplido los requisitos de cotización mínima suficiente para ello, al tratarse de un “caso de fuerza mayor”. También ha pedido a las empresas que hagan un esfuerzo para impulsar el teletrabajo (por ejemplo, se van a implantar ayudas económicas para que las pymes puedan comprar ordenadores y demás material) y ha anunciado que los trabajadores podrán reducir su jornada laboral (incluso un 100%) para cuidar de la familia.

Otro de los colectivos protagonistas en este plan de choque es el de los autónomos, quienes están exentos de pagar las cuotas a la Seguridad Social si han tenido que parar su actividad por el estado de alarma (por ejemplo, un bar o una pequeña tienda de barrio). En esos casos, y mientras dure el estado de alarma, los trabajadores por cuenta propia podrán declarar el cese de actividad  y, por tanto, no pagar la cuota.

En este sentido, Sánchez ha recordado que el objetivo es “reforzar la protección del empleo para evitar que una crisis temporal tenga un impacto negativo permanente” y ha pedido al tejido empresarial que “opte por la suspensión de los contratos o por la reducción de las jornadas de sus trabajadores antes que por el despido”.

Para las empresas se van a activar créditos ‘blandos’ para garantizar el flujo del crédito y los pagos. En concreto, se van a movilizar 100.000 millones de euros en avales (el Estado actuará como garantía de las operaciones) y otra línea adicional de 2.000 millones de euros para apoyar a las empresas exportadoras y a las del sector agrícola.

El plan también contempla una dotación de 30 millones de euros al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) para proyectos que investiguen el desarrollo de una vacuna contra el virus. Y se transferirán otros 600 millones de euros para que autonomías y ayuntamientos puedan financiar prestaciones básicas, y especialmente para activar planes de ayuda a los mayores.

Sánchez ha recordado que “estamos viviendo y viviremos semanas muy duras” y que se trata de una situación sanitaria sin precedentes”, por lo que ha pedido “paciencia para superar una crisis que va a ser dura, pero temporal”. Durante su comparecencia, también ha agradecido públicamente el esfuerzo y la comprensión que están mostrando estos días los sindicatos, los empresarios, las demás formaciones políticas, así como los presidentes autonómicos.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies