• 0

Exención de la vivienda en alquiler

El 1 de marzo de 2019, el Real Decreto Ley de Medidas urgentes para la Vivienda y el Alquiler, introdujo una novedad en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), estableciendo la exención para los arrendamientos de vivienda de uso estable y permanente.

Como muchos recordamos este impuesto sobre el alquiler de la vivienda se determinaba en función de la renta y el periodo de obligado cumplimiento del contrato de arrendamiento. La escala de gravamen se establecía en base a unas tarifas progresivas recogidas en la propia ley, o en cada legislación autonómica, ya que la gestión y liquidación de este impuesto está delegada a las comunidades autónomas.

Esta modificación significa que a partir del 2 de marzo de 2019 el inquilino ya no tiene que pagar este impuesto cuando alquila su vivienda habitual. Sin embargo, al tratarse de una exención, se mantiene la obligación de autoliquidar el impuesto, presentando el modelo 600, marcando la casilla exento, con cuota a pagar de 0 euros.

¿Cómo afecta a mi próxima declaración de renta?

La deducción por alquiler de vivienda habitual se contempla en el tramo estatal del impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), y también en el tramo autonómico, por cuanto muchas comunidades autónomas recogen este beneficio fiscal.

Para poder aplicar esta deducción, cada territorio legisla sus requisitos, siendo uno de los más comunes, que el contribuyente como arrendatario haya presentado la autoliquidación del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) derivada del contrato de arrendamiento de su vivienda habitual.

Por tanto, siempre y cuando no se modifique la legislación autonómica donde se ubica la vivienda, para poder aplicar la deducción por alquiler de vivienda habitual correspondiente al ejercicio 2019, a presentar antes de julio de 2020, debemos haber presentando la autoliquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

¿Qué ocurre con los contratos de alquiler firmados previamente?

La eliminación de este impuesto sobre el alquiler de vivienda habitual entró en vigor el día siguiente de su publicación. Por tanto, todos los contratos firmados con anterioridad al 2 de marzo de 2019 están sujetos, y no exentos, a la liquidación y pago del impuesto (ITP) conforme se establecía en la legislación de origen.

Esto podría generar situaciones bastante ilógicas, por cuanto una persona que alquiló una vivienda en Enero de 2019, por un periodo de obligado cumplimiento de 5 años, habría liquidado el impuesto (ITP) en su fecha de devengo, es decir, en la fecha de la firma del contrato, teniendo en cuenta las rentas de alquiler de todo ese plazo contractual.

Sin embargo, si ese mismo contrato de alquiler se hubiese firmado tres meses después, no tendría carga impositiva alguna, existiendo simplemente la obligación relativa a la presentación del correspondiente modelo 600 del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y otros Actos Jurídicos Documentados.

Vía Idealista. Articulo de Mónica Sentieri. directora de la proptech www.elworking.com, portal de búsqueda de Espacios de Trabajo. Licenciada en Económicas y con un máster en el IE, ha desarrollado su trayectoria profesional en empresas como PwC, Broseta Abogados o CBRE.


  • 0

El límite del precio del alquiler será temporal.

vía idealista.com
Lo confirma el nuevo secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, David Lucas.

Francisco David Lucas Parrón, secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, ha explicado que el control de precios del alquiler en zonas tensionadas será temporal y que tanto para intervenir como para suprimirlo será una decisión que deberán tomar las comunidades autónomas y los ayuntamientos. En su primera aparición pública, Lucas Parrón ha restado importancia a esta medida porque considera que sólo ataca el problema a corto plazo y en zonas muy específicas. Sin embargo, el socialista sí ha hecho hincapié en el “problema de oferta que existe en España” y ha apuntado a la colaboración público-privada como una de las soluciones, aunque ha matizado que estos efectos llegarán a medio y largo plazo.

david-lucas1

Conciliador y con un discurso menos intervencionista que su superior el ministro de de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), José Luis Ábalos. Así se ha mostrado Lucas Parrón en la inaguración de unas jornadas sobre la vivienda organizadas por preciosdevivienda.es en el Círculo de Bellas Artes (Madrid). El que fuera alcalde de Móstoles se ha mostrado cercano y comprensivo con el sector privado y ha querido restar dramatismo a las políticas intervencionistas en el precio de la vivienda.

“Los límites en el precio se producirán en zonas muy tensionadas -se realizará por unidades censales- y durante un tiempo limitado hasta que la oferta se recupere y deje de ser necesario”, ha explicado el nuevo secretario general de Vivienda. En este sentido, Lucas Parrón ha matizado que serán los ayuntamientos y las comunidades autónomas las que determinen cuándo eliminar esta medida, al igual que serán estas administraciones las que tomen la decisión de aplicarla o no. Lucas Parrón, con apenas 15 días en el cargo tras sustituir a Helena Beunza, ha reconocido que “todavía no han hablado con ningún ayuntamiento”, ya que prefieren esperar a tener finalizado el Índice de Precios de Alquiler, que estará listo a finales de marzo.

El político ha intentado transmitir las líneas que seguirá su Secretaría durante esta legislatura y ha enfatizado que el verdadero problema “está en la oferta”. Aumentar este aspecto será el objetivo del ministerios, aunque ha reconocido que los efectos se verán “a medio y largo plazo”. Por este motivo, cree necesario el límite de precios de alquiler como medida de urgencia hasta que pueda estabilizarse esta variable.

“Vamos a contactar con todo el sector privado para poder tratar de recoger información e intentar que las medidas que se pongan en marcha sean fruto del acuerdo y del consenso”, ha afirmado en este evento. En esta línea también ha explicado que es “fundamental” la colaboración público-privada y la necesidad de “no caer en errores pasados”.

Con respecto a las actuaciones que llevarán a cabo durante este 2020, el socialista ha destacado una nueva Ley Estatal de Vivienda que pretenden elevar al Congreso de los Diputados a lo largo de este 2020, porque está convencido de que a través de esta ley pueden “trazar las líneas generales” que sitúen a la vivienda “como un derecho fundamental”, aunque ha reconocido que deben respetar el marco competencial en esta materia -ayuntamientos y comunidades autónomas-.

También ha adelantado una nueva Ley de Seguridad Jurídica que espera que “esté lista para el primer semestre de este ejercicio”. En este aspecto, David Lucas ha hecho referencia a su pasado en una administración local -exalcalde de Móstoles- para resaltar la importancia de esta nueva medida. “Tenemos que encontrar la fórmula para que los planes generales de urbanismo no sean anulados judicialmente de manera sistemática”, ha explicado.

Lucás Parrón ha finalizado su exposición con dos nuevos anuncios: otra nueva Ley de Escrituración y la reforma del Plan Estatal de la Vivienda para dar cabida a la rehabilitación del parque inmobiliario. “En España se rehabilitan cerca de 30.000 unidades al año y queremos aumentar esta cifra porque contamos con un parque de viviendas muy envejecido” ha explicado. Por último, el socialista arrojó las intenciones del Ministerio de Fomento de realizar reformas fiscales en materia de vivienda y su voluntad de desatascar operaciones tan importantes como la de Campamento (Madrid) o dar salida a los suelos de Sepes con las que crear 20.000 nuevas viviendas en alquiler.

 


  • 0

Cómo tributa la cesión gratuita de la vivienda a un familiar

En 2018, 81 de cada 100 menores de 30 años vivía en casa de sus padres, una proporción inédita desde que el Consejo de la Juventud recopila datos. Esto supone que la tasa de emancipación se sitúa en el 19%, aunque en algunas autonomías incluso se sitúa por debajo del 17%, como es el caso de Andalucía, Castilla León, Castilla- La Mancha o Extremadura.

Ante esta situación complicada para muchos jóvenes, es habitual que los padres cedan gratuitamente el uso de una vivienda a su hijo. Según datos del INE, en 2017 la cesión suponía un 6,4% del total del parque de hogares en España. Pese a que es gratuita, esta operación paga impuestos.

José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, recuerda que el propietario de la casa debe demostrar que la cesión es gratuita, es decir, sin retribución a cambio. Para eso, la recomendación es que la cesión se documente por escrito y que en el contrato que se firme se haga constar expresamente su carácter gratuito.

De no probarse la gratuidad de la cesión, Hacienda pedirá su parte del pastel en el IRPF: el propietario deberá incluirlo en su IRPF, como rendimiento del capital inmobiliario, en base al valor normal de mercado que dicha cesión de uso tendría. “Este valor de mercado equivale a la contraprestación que se acordaría por la cesión del uso del inmueble, entre partes independientes”, señala Salcedo. Es decir, como si fuera un alquiler, ya que al fin y al cabo la cesión del uso de un inmueble, a cambio de precio, es como un alquiler.

Pero, además, aunque quede por escrito que se cede gratis la casa, la Ley del IRPF establece una renta o rendimiento mínimo a declarar cuando la cesión es a un familiar. En concreto, la norma se refiere al cónyuge o pariente del contribuyente, incluidos los afines, hasta el tercer grado inclusive.

“En estos casos la renta a declarar será, como mínimo, la que resulte de aplicar las reglas de imputación de rentas inmobiliarias. Y dicha renta será del 2% del valor catastral del inmueble. Y del 1,1% en el caso de que el inmueble se encuentre en un municipio en el que el valor ha sido revisado”, añade el experto.

Cómo tributa la donación de una vivienda

Las donaciones no están exentas de tributar y el impuesto que las regula es el de Sucesiones y Donaciones, que depende de cada Comunidad Autónoma. En caso de recibir la donación de una vivienda, la norma que se aplica es la de la Autonomía donde esté ubicada la casa. Si lo que se dona es dinero en metálico para comprar un piso, la norma que aplica es la de la Autonomía en la que se encuentre la residencia habitual del donatario (donde haya estado más días en los últimos cinco años anteriores a la donación).

Para calcular lo que toca pagar en impuestos al beneficiario de la donación es esencial conocer la relación de parentesco entre el donante y el donatario, así como el patrimonio preexistente del beneficiario de la donación. Y es que, por ejemplo, en la mayoría de las CC.AA. la donación entre padres e hijos está bonificada o puede beneficiarse de reducciones. De tal manera que cuanto más lejano sea el parentesco, más impuestos habrá que pagar.

Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones está bonificado al 99% si la donación de una vivienda es de primer grado de parentesco (padres e hijos, por ejemplo).

Otro impuesto que tendrá que pagar el hijo o familiar “premiado” con un inmueble es el Impuesto sobre plusvalía municipal. Y ello salvo que, según recuerda el abogado de Ático Jurídico, se pueda demostrar que el valor del terreno es ahora inferior al que tenía cuando lo adquirió el donante.

Es un tributo local, con lo que es cada Ayuntamiento el que establece el impuesto aplicable (que se calcula sobre el valor catastral del suelo al que se aplica un coeficiente en función de los años en que el donante ha tenido el piso y posteriormente se aplica un tipo que, en ningún caso, puede ser superior al 30%).

Además, el donatario también tendrá que pagar en el futuro el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), en su condición de propietario del mismo.

Pero el donante también tendrá que hacer cuentas con el fisco. Éste tendrá que pagar el IRPF, pese a que no ha vendido el piso, sino que se lo ha regalado a un familiar.

En cuanto al IRPF, si de la diferencia entre el valor de adquisición del inmueble y el valor real en el momento de la donación hay una ganancia, ésta tributará en el IRPF del donante al os tipos del 19%-23%, en función del importe del beneficio obtenido.

Pero si se genera una pérdida (porque el valor real actual del piso es inferior al valor de adquisición), entonces esta pérdida no se podrá incluir en el IRPF. No obstante, José María Salcedo recuerda que el TEAR de Valencia, en una reciente resolución, ha considerado que dichas pérdidas sí podrían incluirse en la declaración de IRPF, y compensarse con las ganancias obtenidas en el ejercicio, y en los cuatro siguientes.

Vía el idealista.com


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies